Cómo enseñar a tu gato a ir al arenero.

24 Oct 2018
En muchos casos nuestros gatos no saben como usar el arenero, por ello con paciencia tendremos que enseñarles, os dejamos algunos consejos que os ayudarán.

Los gatos por naturaleza son los animales más limpios, y es muy probable que su gatito ya haya aprendido a usar la caja de arena de su madre antes de que viva contigo.

 

Todo lo que deberá hacer es comprar una caja de arena lo suficientemente grande como para que su gatito pueda moverse y llenarla con suficiente arena para cubrir el fondo de la bandeja.

Pero no siempre todos los gatos saben usar la arena, incluso los gatos más inteligentes pueden tener un accidente ocasional. Pase lo que pase, nunca debemos castigarle, debemos enseñarle a usar la caja de arena y ofrecer una pequeña recompensa como su comida favorita.

Cómo enseñarle 

Antes de empezar debes saber que como normal general hay que tener una caja de arena más que la cantidad de gatos que tengamos en casa. Por ejemplo, si nuestra casa tiene dos gatos deberíamos tener tres cajas de arena para facilitar el acceso.

Si tenemos un gato recién llegado lo primero que tenemos que hacer es mostrarle donde se encuentra su cajita de arena. Tendremos que observar de cerca que hace y ponerle después de cada comida por si empieza a husmear, agacharse o comportarse como si necesitase ir al baño.

Los gatos suelen saber nada más ver la arena que ese es el lugar donde deben de ir al baño.

Qué debemos hacer para ayudarle

Si vemos que nuestra mascota tiene muchos problemas para adaptarse a su nuevo hogar y por ende a su nueva caja de arena podemos seguir los siguientes pasos.

  • Coloque las cajas de arena en lugares tranquilos que sean fáciles de alcanzar para su gatito, lejos de los ruidosos electrodomésticos.
  • Coloque la caja de arena del gato lejos de su cama y comida.
  • Vacíe la bandeja con regularidad, si el gato ve que está "sucia" no querrá usarla.
  • Saque las deposiciones de la arena de su gatito diariamente y cámbielas según sea necesario.

Estos consejos sirven tanto como para bebés cómo para gatos adultos.

Qué no debemos hacer

También no debemos de hacer algunas cosas, ya que podrían perjudicarnos tanto a nosotros como a ellos. 

  • No debemos usar desinfectantes o lejía para limpiar la caja de arena. Algunos desinfectantes son tóxicos para los gatos, por lo que lo mejor es usar agua caliente y jabón.
  • Si está embarazada no limpie la caja de arena. O si bien vive sola debes usar guantes de goma y después lavarse bien las manos. Limpie a fondo la caja de arena diariamente, esto minimizará el riesgo de toxoplasmosis, que aunque es muy poco frecuente puede causar problemas graves a los bebés al nacer.

Que los gatos transmiten a las personas embarazada toxoplasmosis es un mito, quien la transmite son sus deposiciones.

Si después de todo esto nuestro gato sigue sin usar la arena debemos probar a cambiar la arena por otro tipo de arena. También podría deberse a una infección urinaria por lo que deberíamos acudir a nuestro veterinario para quitarnos de dudas.

Quizá te interese este artículo sobre cómo hacer que tu gato no rasque muebles.

Artículos relacionados