Cómo evitar que el gato rasque el sofá

9 Oct 2018
Los gatos y los sofás o las cortinas normalmente no pueden ser muy compatibles, pero te dejamos muchas opciones para evitar que el gato arañe los muebles.

Muchas veces una de las cosas por la que no se adopta normalmente un gato es por el miedo a que arañen los muebles, los felinos tienen muy mala fama a la hora de ser aceptados tanto en pisos de alquiler como en ser adoptados por este tema, pero hay muchas formas de hacer que nuestra mascota no rasque.

El gato suele rascarse las uñas para aliviar el estrés o simplemente para afilarselas.

Para evitar que un gato arañe los muebles sólo tenemos que colocar un poste para rascarse junto al mueble al que a nuestra mascota le guste rascar. Luego frotamos un poco de hierba gatera en el rascador para que nuestro gato esté más interesado en usarlo.

Si vemos que el gato está arañando los muebles, levántelo y muévalo al rascador más cercano, también podemos intentar poner una cinta de doble cara en los muebles, esto hará que el gato se aleje del mueble. 

La cinta hará que nuestro gato odie el tacto y huya de ella.

¿Por qué rascan los muebles?

Antes de parar al gato debemos saber el motivo por el que nuestra mascota rasca nuestros muebles, porque pueden ser por varios motivos.

  • Para llamar tu atención.
  • Para ejercitar los músculos del gato desde piernas, hombros y espalda.
  • Afilar las garras del gato y limpiar la vaina exterior.
  • Para marcar áreas territoriales con sus patas.

Las patas de los gatos desprenden un olor que los seres humanos no podemos percibir.

¿Qué hacer para que no rasque?

En este punto debemos ser pacientes y comprensivos con nuestra mascota, los gatos saben cuánto te importan y siempre te corresponderán. Harán todo lo posible por complacernos, siempre que sepan que son apoyados y elogiados.

Para que dejen de rascar tenemos varias formas de hacerlo, la primera es comprando un poste para rascar o rascador, pero antes de comprarlo debes saber:

  1. Debe ser igual de alto que tu gato.
  2. Hay diferentes tipos, por lo que puede comprar varios para probar que tipo le gusta a nuestro gato.
  3. Algunos gatos prefieren rascarse en alfombras, compre rascador con base.
  4. Que el rascador no sea esponjoso, debe ser duro como un árbol o no le gustará.

Siempre que veamos al gato rascando en un sitio que no sea el rascador debemos regañarle y llevarle al lugar que corresponde, una vez que arañe el lugar donde debería hacerlo tendremos que elogiarle. Una forma de hacer que se fijen más en el rascador es colocar su juguete favorito.

El rascador debe ser duro y a la vez tener una parte plana para que se acomode.

Otros medios:

Si el gato sigue rascando tenemos dos posibilidades más estrictas. La primera sería la opción de regañar al gato usando agua para detener el mal comportamiento, cada vez que rasque un mueble rociarle el agua mientras repetimos la palabra "no" y le llevamos al rascador.

La segunda opción es usar el sonido, con un aparato que hace ultrasonidos al detectar movimiento no deberíamos tener más ese problema, lo conectamos donde se encuentre su sitio favorito para rascar y ya no volverá más.

Los gatos se suelen asustar de los ultrasonidos pero no afecta en su salud para nada.

Y si tras hacer todo esto nuestro animal sigue rascando, no se preocupe, venden repelentes en bote que hacen que no se acerquen o incluso cubre sofás que hace que sus uñitas no dañen la superficie de nuestro mueble.

 

Quizá le interese este artículo sobre qué hacer si su gato se pierde.

Artículos relacionados