Cómo limpiar un horno muy sucio.

25 Nov 2018
Los hornos no suelen ser fáciles de limpiar, ya que muchas veces se acumula demasiada grasa, pero no todo es imposible, os enseñamos a limpiar toda la grasa.

Si queremos limpiar un horno bastante sucio siempre tenemos dos opciones, usar un limpiador de horno tradicional que es potente y rápido o usar un remedio casero que no dañe tanto con productos químicos corrosivos nuestro horno. 

Pero para limpiar bien un horno, lo mejor es no ir de forma rápida, lo mejor es hacerlo por piezas y con paciencia, ya que si usamos mucho los remedios químicos acabaremos estropeando el horno o consiguiendo que los restos se queden en el horno y acaben en la comida. 

Limpiar las rejillas

Las rejillas son las piezas que más suciedad recogen en nuestro horno, ya que toda la comida que cae o todo el aceite que se evapora acaba en ellas, por eso hay que empezar un día antes a limpiar el horno. Se debe limpiar así:

  • Retiramos todas las rejillas del horno.
  • Llenamos un barreño con agua muy caliente y con un limpiador que no sea tóxico, hay varios productos que funcionan muy bien.
  • Dejamos en remojo durante toda la noche las rejillas, si vamos a utilizar nuestra bañera por falta de espacio mucho cuidado, las rejillas arañan la cerámica. 
  • Sacamos las rejillas de remojo y con un estropajo retiramos todos los residuos que queden.

Otra cosa a tener en cuenta para que se mantenga limpio es pensar en usar papel de horno en las bandejas y rejillas, o si se ensucia algo limpiarlo rápidamente para que no se acumule.

Si queremos que nuestras rejillas queden totalmente limpias hay un remedio casero de bicarbonato de sodio y un poco de jugo de un limón que viene muy bien. 

 Con la pasta de bicarbonato de sodio y jugo de limón conseguiremos que brillen como el primer día.

¿Cómo lo limpio por dentro?

Para limpiar el horno por dentro solo tenemos que seguir unos pequeños pasos y aprovecharnos del vapor de un baño.

  • Retiramos las rejillas y limpiamos los residuos que queden sueltos.
  • Colocamos la rejilla de nuevo, en la parte inferior colocamos un recipiente para hornear grande lleno de agua y media taza de vinagre blanco.
  • Calentamos el horno a 350º y lo dejamos calentar para que se evaporice. 
  • Apagamos el horno y lo dejamos reposar media hora.
  • Una vez ya se esté enfriando y pueda trabajar con él sin peligro, límpielo
  • Si alguna que otra mancha persiste solo tendrá que usar la pasta de bicarbonato de sodio y limón para quitarlas del todo.

Los hornos modernos son mucho más fáciles de limpiar que los antiguos, pero también tienen sus inconvenientes.

Con esto ya tendríamos nuestro horno limpio sin usar productos químicos, aunque hay que tener en cuenta varias cosas.

  • Si usamos un horno pirolítico debemos tener mucho cuidado, ya que limpian, pero generan humo y olor.
  • Si usamos un horno con limpieza de vapor, tenemos que tener ojo, ya que no suelen ser efectivos, y acabarás limpiándolo a mano.
  • Si usamos microondas con horno, no podemos usar un recipiente ni lavar por dentro la unidad, así que tendrá que utilizar una taza para hervir y luego limpiar.
 

Artículos relacionados