Cómo bañar a un gato que no se deja

17 Oct 2018
Bañar a un gato no es una tarea fácil, de hecho es de las más difíciles pero te dejaremos unos cuantos trucos de cómo bañar a un gato que no se deja.

Aunque los gatos mayoritariamente sean las mascotas más limpias y meticulosas, en ocasiones necesitarán un buen baño, ya sea porque se meten en sitios que no deben o por una condición médica que requiere un baño para tratar por ejemplo un problema en la piel.

 

A pesar de que son muy limpios la mayoría de los gatos reaccionarán de forma muy negativa al bañarse, lo que puede ser algo bastante estresante tanto para ti como para él. Por ello vamos a dejaros algunos consejos para que ese momento sea menos estresante para ambos.

Qué hacer antes de bañarlo

Antes de dar el gran paso de meterle en la bañera, necesitaremos hacer 3 cosas que son esenciales

  • La primera es cortarle las uñas, con ello evitaremos mayores daños si nuestro gato se excita o enfada demasiado con el agua. Además esto debemos hacerlo unas horas o incluso unos días antes.
  • La segunda es cepillarle, este paso es muy importante ya que al cepillarlo le distraeremos e incluso mientras le peinamos podemos cortarle las uñas sin que se queje. Además evitaremos que tenga nudos en el pelo si usamos un peine especial.
  • La última es tener el champú correcto para nuestro gato, debemos leer bien las instrucciones que vienen y usarlo cómo nos enseñan. También vendría bien diluirlo con agua. El champú de humanos no es una opción puede resecarles la piel. Lo mejor son jabones naturales o para mascotas

Una vez cortadas las uñas todo estará listo para la hora del baño.

Cómo preparar el baño

Es la hora de preparar el baño para que ni nosotros ni nuestra mascota sufra daños, todos los pasos son muy importantes y se deben seguir al pie de la letra, ya que con ello evitaremos todo lo malo que pueda pasar.

  1. Cierra la puerta del baño, evitarás con ello que el gato se escape y mantendrá a los demás gatos (si tuviese más) alejados. Si tenemos un arenero en el baño donde se va a bañar a la mascota, debes retirarlo, si se escapa mojado puede crear un desastre.
  2. Asegure la bañera, con una toalla o con una alfombrilla de goma, con ello conseguiremos que nuestro gato no se resbale y además puede servirle para agarrarse con las uñas, reduciendo así la posibilidad de que nos arañen.
  3. Llene la bañera un poco, debemos hacerlo antes de entrar al gato, ya que el sonido del agua puede asustarle, debemos llenarla además con agua tibia, ni muy fría ni muy caliente. Puede probar a abrir el agua muy floja, eso puede llamar su atención, si se asusta apáguela. 
  4. Use ropa protectora, aunque hayamos cortado las uñas a nuestra mascota, usar ropa protectora, ya sea un jersey con manga larga o una sudadera, puede salvarnos de arañazos indeseados. 

A algunos gatos les gusta beber directamente del grifo, abriendo muy poco el agua puedes llamar su atención.

Una vez hechos todos estos pasos no deberíamos tener mucho problema a la hora de meterlo en el agua, sólo debemos:

  • Mantener el control en todo momento de nuestro gato.
  • Evitar luchar contra ellos y tener paciencia.
  • Remojarlo siempre desde el cuello hacia abajo y siempre cogiendo el agua con las manos.
  • Enjuagar el champú como si lo acariciásemos.
  • Lavar su cara sólo con una toallita húmeda.

Si vemos que nuestro gato haciendo todo esto sigue entrando en pánico y protestando, quizá nuestra mejor opción es bañar al gato con una toallita húmeda

Quizá te interese este artículo sobre cómo evitar que nuestro gato rasque el sofá.

Artículos relacionados