Cómo limpiar tu PC u ordenador de sobremesa paso a paso

24 Oct 2018
Guía práctica para mantener tu equipo informático sin polvo en su interior

Nuestros PC u ordenadores de sobremesa suelen estar compuestos por cajas de generoso tamaño con multitud de componentes en su interior, complejos sistemas electrónicos y mecánicos que funcionan a elevadas temperaturas y que necesitan de sistemas de refrigeración a la altura, principalmente mediante ventiladores. Con el tiempo, dichas cajas de PC absorben una gran cantidad de polvo de nuestro hogar, quedándose sobre sus componentes y, si no ponemos remedio, empeorando su rendimiento. Y es que es prácticamente imposible evitar la entrada de polvo en su interior debido al gran poder de succión de sus ventiladores, especialmente en ordenadores muy potentes o gaming, lo que puede provocar un desgaste prematuro de los ventiladores y otros componentes que conviene evitar. Por ello, recomendamos realizar una limpieza a fondo de nuestro PC cada cierto tiempo; a continuación te contamos cómo limpiar tu ordenador paso a paso.

 

Cómo limpiar el interior de tu PC

Lo primero que debemos conseguir son productos de limpieza y algunos utensilios específicos para poder limpiar correctamente todos los componentes internos de un PC, aunque lo básico es tener una brocha fina o pincel y un aspirador. También podemos utilizar un paño ligeramente humedecido con agua o un producto de limpieza para aparatos electrónicos o paños para limpiar pantallas.

Cómo acceder al interior de tu PC

Una vez tengamos los utensilios preparados, ya podemos acceder al interior del PC; para ello existen diferentes métodos según el tipo de caja. Así, las torres convencionales pueden desmontar su parte trasera y lateral desatornillando ciertos tornillos de sujeción; por otro lado, las torres dedicadas al sector gaming presentan más facilidades y ventanas extras que no debemos dejar limpiar. Así, podemos desatornillar unos tornillos especiales de mayor tamaño en la parte traseta y desencajar el lateral, a menudo, transparente o con una gran ventana.

Cómo limpiar tu PC u ordenador de sobremesa paso a paso

Una vez hayamos retirado el panel lateral principal, la mayoría de componentes interiores quedarán a la vista; en algunos casos podremos desmontar paneles extra como el frontal o superior con ventiladores extra, que también deberemos limpiar. También podemos encontrarnos con “ventanas” adicionales con filtros de polvo, especialmente en la parte superior.

Cómo limpiar tu PC u ordenador de sobremesa paso a paso

Limpiando los componentes internos

Según el diseño y estructura del chasis de la caja y los componentes internos, el proceso será más o menos complicado. El primer paso será limpiar los principales ventiladores externos de la caja, tanto los frontales como los traseros; normalmente, los ventiladores delanteros tienen más polvo que los traseros, con lo que debemos ser especialmente cuidadosos con ellos. Como detalle, las palas interiores de los ventiladores suelen tener más polvo.

Si nuestro PC permite que podamos desencajar los ventiladores, podemos tener un acceso más fácil a los mismos para iniciar el proceso. Así, tan solo debemos pasar la brocha o pincel sobre las palas de los ventiladores con un aspirador cerca para absorber el polvo, evitando así que se deposite en el interior del PC. Haremos lo mismo con los ventiladores traseros.

Cómo limpiar tu PC u ordenador de sobremesa paso a paso

Disipador del procesador

Normalmente, y en los PC de más potencia, el procesador del equipo irá acompañado de su propio disipador y ventilador. Lo primero que debemos hacer es desencajar el ventilador para tener mejor acceso al disipador, elemento que recibe grandes cantidades de polvo debido a su posición interna, en pleno flujo de aire. Una vez tengamos ambos componentes a nuestro alcance, ya podemos limpiar tanto las palas del ventilador interno como la láminas del disipador, combinando brochas de diferentes grosores para acceder a las zonas más complicadas. Recomendamos no desmontar ambos componentes si no apreciamos excesiva suciedad, puesto que suelen ir pegados al procesador con pasta térmica.

Tarjeta gráfica o GPU

La tarjeta gráfica o CPU es el elemento interno más sencillo de retirar, aunque de nuevo, sólo los equipos más potentes tendrán una o dos, dependiendo del modelo; los PC más sencillos no requieren de tarjeta gráfica. Para retirarla tan solo debemos retirar los cables de alimentación (si los necesita) y liberar los anclajes a la placa base y parte trasera del PC. Una vez liberada, podemos limpiar sus componente con mucha más facilidad. Tal y como sucede con el resto de ventiladores, debemos pasar una brocha por las palas; eso sí, debemos ser más cuidadosos, puesto que los ventiladores de las tarjetas gráficas suelen ser más delicados que los del PC.

Cómo limpiar tu PC u ordenador de sobremesa paso a paso

Limpiando el resto de componentes

Una vez hayamos limpiado los principales componentes del PC, ya podemos pasar a la fase final del proceso ocupándonos del resto de elementos, como la memoria RAM, las unidades de almacenamiento, las bahías o la propia placa base, todas ellos con polvo acumulado por suspensión, combinando brochas de diferentes tamaños y paños. El caso de la fuente de alimentación es diferente, aunque no hará falta desmontarla en su totalidad; si pasamos una brocha por las palas será suficiente.

Cómo limpiar tu PC u ordenador de sobremesa paso a paso

Más trucos sobre ordenadores:

Artículos relacionados