Cómo reciclar muebles viejos

28 Ago 2018
¿Tienes algunos objetos viejos por casa y no sabes qué hacer con ellos? Te damos ideas geniales para transformarlo en muebles totalmente útiles

Hoy vamos a hablaros de los objetos que todos tienen por casa y son bastante útiles a la hora de reciclarlos. Porque todos tenemos una caja, perchas o incluso una maceta con la que no sabemos qué hacer pero nos da pena tirarla por si alguna vez es necesaria. Pues con los trucos de hoy transformaremos viejos objetos en cosas totalmente útiles y que nos ayudarán a mejorar el día a día de nuestro hogar. 

Muchos de estos objetos se pueden encontrar fácilmente por casa, pero vamos a dejaros una lista para que veáis cuales serían los necesarios en este caso:

  • Silla vieja

  • Patas de la silla 

  • Cajón de madera

  • Cajón viejo

Con todos estos materiales que seguramente tengamos por casa vamos a conseguir unos muebles y una decoración exquisitas, y lo más importante sin gastarnos mucho dinero. Todo lo que se pueda reciclar y ahorrar es bienvenido. 

Estantería para macetas original.

Si alguna vez se te rompe una silla, no la tires, puede ser muy útil para tu jardín y nos puede dar un toque super vintage a la decoración. ¿Cómo transformar tu vieja silla en un macetero?

Paso 1.

Lo primero que tenemos que hacer es  cortarle las patas a la silla, una vez hecho eso toca lijarla hasta dejarla sin barniz ni color, una vez esté lijada y no tenga ningún tipo de superficie que no nos guste, vamos a limpiarla con un trapo húmedo. Esto último nos ayudará a quitar todas las virutas de serrín que quedan por la silla.  

Por cierto, no tires las patas de la silla porque van a ser muy útiles. 

Paso 2.

Ahora la pintaremos del color que más nos guste, ya sea blanca o azul, teniendo en cuenta como es la decoración de nuestro jardín. Hay que tener en cuenta también si es necesario dar una o dos capas de pintura y si estará expuesta a lluvia para elegir un tipo de pintura u otra.

Paso 3.

Una vez pintada y retocada vamos a poner dos cáncamos en la parte de atrás a la misma altura y en cada estremo de la silla. Esto hará que se nos quede sujeta en la pared cuando tengamos puestas las alcayatas. Una vez colgada ya tenemos nuestra estantería para macetas y podemos poner plantas que queden colgantes o bonitas flores.

Si tenemos flores seguro que tendremos abejas, en este link te dejamos un truco para eliminarlas.

De esta forma siempre tendremos un buen uso para las sillas viejas que sólo nos ocupen espacio

Mesita de noche 100% reciclada

Para esta manualidad sólo vamos a necesitar una caja de frutas de madera y las patas de la silla anteriormente cortadas. Con ella nos saldrá una mesita de noche de lo más práctica para todos aquellos lectores de libros nocturnos.

Paso 1.

Cogemos las patas de la silla que nos han sobrado de la manualidad anterior y la cortamos hasta que quede menos de la mitad de altura que teníamos antes, si la silla no era muy alta sólo tendréis que cortar un poco. Una vez cortada lijamos y pintamos al gusto.

Paso 2.

Cogemos la caja de madera de fruta que hayamos encontrado en cualquier supermercado o que tengamos por casa y la lijamos también para quitar imperfecciones, una vez lijada la limpiamos y le damos una capa de acrílico y barníz.

Paso 3.

Una vez barnizada la caja vamos a atornillar las patas a la parte de abajo, dejando el hueco que queda vacío mirando hacia fuera. Lo mejor que podéis hacer es atornillar las patas a cada esquina para que no se vea el tornillo o coger tornillos pequeños pero que aguanten.

Con eso ya tendríamos nuestra super mesita de noche con hueco para libros incluido. Además el asa de la caja de madera su puede usar para pasar el cable de la lampara de noche y que no se vea tanto.

Y tras acabar ya podemos descansar con nuestra genial mesita de noche.

Estantería cajón para libros. 

Si tienes algún mueble por casa que vas a tirar y este tiene cajones, no te deshagas de ellos, el reciclaje además de ser bueno, te ayudará a tener muebles totalmente únicos y hechos por ti que añade un plus. Además, este es muy fácil de hacer y no nos llevará ni media hora terminarlo.  

Materiales

  1. Cajón viejo
  2. Listón de madera (ancho al gusto)
  3. Lija fina
  4. Cubeta, rodillo y brocha redonda
  5. Acrílicos
  6. Cinta de carrocero
  7. Dos tornillos pequeños, dos cáncamos y dos alcayatas

Una vez sepamos cual va a ser el cajón que vamos a reutilizar nos dispondremos a lijar la superficie de este, esto lo haremos para eliminar imperfecciones, el esmalte o el color que tenga el cajón. Una vez lijado todo totalmente, pasamos un paño húmedo para retirar los restos de polvo.

Una vez quitado el polvo, empezamos a pintar el cajón al gusto de cada uno, se puede utilizar un color para lo de dentro, otro para el borde y otro para lo de fuera, si vas a hacerlo de ese modo te recomiendo usar la cinta de carrocero para que no se te contaminen los colores. Pintamos el interior con el rodillo para tardar menos y los detalles con la brocha, te ayudará a no salirte.

Ahora cogemos el listón, lo recomendable son 2cm de ancho si lo vas a cortar tú, medimos también el cajón por dentro para saber en que longitud vamos a cortarlo. Si no cuentas con la sierra, no te preocupes, con las medidas tomadas puedes llevarla a un carpintero y lo harán por ti. Una vez cortado pintamos el listón al gusto.

Lo último que tendremos que hacer cuando esté seco será encajarlo a unos 15 centímetros de la parte inferior y atornillarlo en ambos lados para que se sujete correctamente y de la forma más fuerte posible. Puedes fijarla a la pared de varias formas, pero la más recomendable es poner dos cáncamos en la parte trasera y con alcayatas fijarlas en la pared. ¡Y así ya tendremos nuestra genial estantería!

Os dejamos  con un vídeo demostración.

  

Artículos relacionados